EÓN AUREOZOICO - AURIM

{imagen}
 

 

AURIM

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LA EVOLUCIÓN DE LA CONCIENCIA

Hace apenas dos millones y medio de años con el nacimiento del Homo habilis, se hizo evidente que la Tierra había empezado a experimentar una manifestación de la evolución radicalmente distinta.

Este nuevo proceso basado entre otras cualidades en la inteligencia, en el saber trasmitido de generación en generación y en la conciencia de ser, supone un cambio cualitativo tan importante como la aparición en este planeta de lo que hemos denominado Vida.

El espíritu, protagonista de la evolución de la Tierra, abraza la materia y la eleva en su conjunto a una etapa cognoscitiva para que viva, sepa y contemple las leyes que rigen el universo y perciba una dimensión espiritual más allá de este plano material. Dando comienzo la EVOLUCIÓN DE LA CONCIENCIA.

Estamos viviendo la Unión  del Espíritu y el Alma universal. Estamos en la dimensión de Aurim. Somos capaces de brillar e iluminar la Tierra. Hemos comenzado una nueva escala, una nueva vibración, un nuevo Eón al que podemos denominar : EÓN AUREOZOICO o EÓN AURIM

Estamos en el inicio de una evolución espiritual, nacida de una nueva manifestación de la Conciencia.

La conciencia no es algo nuevo, existe más allá de la materia y está presente en el primer instante de la creación, en el interior de cada partícula, átomo, elemento , célula, organismo vivo... Ella es la que ha impulsado y dado una dirección a la evolución, con sus tres cualidades principales: sabiduría, voluntad,  y amor. 


 

Así la evolución está basada en la unión-fusión impulsadas por el amor; número y armonía, cualidades de la sabiduría; diversificación y multiplicación, nacidas de  la voluntad. Estos tres principios se vienen manifestando  en una espiral creciente en organismos cada vez más complejos y evolucionados,  buscando la armonía, la eternidad y el regreso al espíritu.

Así la conciencia sería para el espíritu, lo que la célula es en los organismos vivos, o los átomos en los elementos químicos.

Uno de los soportes materiales de esta nueva manifestación es el cerebro.

El cerebro es mucho más que un simple órgano, es el puente entre lo material y lo espiritual, el centro alquímico donde se fusionan las energías e información externa con lo que cada organismo vivo es capaz de percibir de las dimensiones y energías espirituales.


LA EVOLUCIÓN HUMANA


La especie humana, al igual que los demás organismos, es el resultado  de la evolución. Nuestros antepasados de hace unos 10 millones de años no eran seres humanos.
Pero nuestra rápida evolución es sustancialmente diferente.

Los átomos se han transformado en Vida y ahora con el ser humano en Conciencia.

Los seres humanos como los demás seres vivientes, estamos compuestos en proporciones parecidas, por un 70% de Oxígeno, 18% de Carbono, 10% de Hidrógeno y en cantidades más pequeñas por calcio, potasio, nitrógeno y otros elementos.Y como todos los organismos, desde las bacterias a nosotros, poseemos ADN como material hereditario y nos servimos de los mismos mecanismos para transformar la información contenida en el ADN en los procesos vitales.

Sin embargo los seres humanos hemos aportado manifestaciones como el arte, el lenguaje, la escritura, la tecnología, la consciencia, la conciencia, la apreciación de la belleza, el conocimiento, la vida del espíritu, la sabiduría... y ha sido capaz de llegar a una especie en la que ya se ha desarrollado el Alma, la inteligencia y los sentidos interiores.

A la evolución se ha sumado pues una manifestación superior, basada en el desarrollo de las cualidades espirituales y en la capacidad de evolucionar a través de la inteligencia y el conocimiento. El protagonista de esta etapa evolutiva es la especie humana el "Moderno Homo Sapiens", la única  que ha sobrevivido del genero Homo. Así aunque, las demás manifestaciones de la evolución no se han detenido, la evolución de la Tierra en su conjunto, está principalmente determinada por nuestra cada vez más acelerada evolución.

 

CIVILIZACIÓN

La civilización es la estructura, el núcleo, donde se desarrolla la evolución espiritual.
Con la civilización empieza una nueva etapa evolutiva del ser humano que todavía no ha concluido. Comienza el cultivo de las cualidades superiores y espirituales, nacen y se desarrollan cosas tan importantes como la filosofía, la política, las religiones, las matemáticas, la astronomía, el urbanismo y sobre todo la escritura. La escritura es uno de los avances fundamentales de la humanidad. Y a partir del momento en el que los seres humanos somos capaces de narrar y dejar constancia por escrito de los acontecimientos, pensamientos o conocimientos, entramos realmente en la Historia.

Empieza la organización social y la "especialización económica". Se establecen normas y leyes, y aparecen las fronteras, es decir se definen los territorios que corresponden  a cada Estado. Pero lo realmente importante que define a una civilización y le hace crecer es el desarrollo consciente de las artes y las ciencias. Aparece la necesidad de expresar las vivencias espirituales en la materia y el ser humano empieza a investigar, a estudiar y reflexionar sobre todo lo que le rodea y sobre nuestra propia existencia y razón de ser. Se cultiva la Sabiduría, abarcando todo el conocimiento, al cual en las antiguas civilizaciones, se consideraba esencialmente divino.

Se tiende a la Belleza tanto exterior como interior. El arte se refleja no sólo en la escultura, la pintura, los medios audiovisuales, la música, o en los utensilios cotidianos, sino también y sobre todo en nuestra manera de sentir y de Vivir.

Es un poco difícil de determinar en donde surgió la primera civilización de la Historia. En la historia de las antiguas civilizaciones, tenemos la ventaja de contar con muchos restos de construcciones, de pinturas, esculturas y sobre todo con documentos escritos. Aun así todavía hay muchas lagunas y misterios que desvelar. Las primeras que conocemos, o de las que tenemos, vestigios son del 3.500 a.C., como las que se desarrollaron en Mesopotamia y Egipto, y más tarde en la India, China y en el Egeo. Pero hay muchos indicios de que antes pudo haber otras civilizaciones más avanzadas, como por ejemplo "la Atlántida".

 

FUTURO DE LA EVOLUCIÓN

 

No todas las poblaciones que se tienen por civilizadas lo son realmente. La civilización o evolución de una sociedad se mide por el grado alcanzado en aspectos como libertad, bienestar social, cultura, belleza, armonía, conocimientos o tecnología, más que por su poder económico y político. O lo que es lo mismo, el éxito o fracaso en el tiempo de una civilización, dependerá de su mayor o menor cercanía a sus pilares básicos de Belleza, Armonía y Sabiduría.  

Independientemente de que que considere la civilización como el núcleo dónde prosigue la evolución, nuestra conciencia es individual y el tiempo una dimensión más. Así que detrás del velo, vivamos en un poblado, en una ciudad populosa, o en mitad de la selva, la Verdad es la misma. Lo realmente importante es cada uno de nosotros y nuestra relación intima con Dios. Cuanto más elaborado sea nuestro disfraz, más difícil será romper las cadenas que nos atan a la separatividad y a las ilusiones del ego.

Sin embargo de nada servirán civilizaciones avanzadas si los seres humanos no somos conscientes de la presencia de Dios en Todo y sin la vivencia de Ser Hijos de Dios.  Amar y vivir en armonía con la Tierra y demás criaturas de este maravilloso mundo, amar y respetar la dignidad de cada ser humano y saber que somos eternos.

Hay ciertas tendencias que nos confrontan a unos y a otros, obviando que la humanidad es una. La verdad y la sabiduría que encontraron, sumerios, griegos, incas, chinos, mayas, íberos, romano, egipcios, y un largo etc.., forman parte de nuestro patrimonio. Todos hemos sido conquistados y hemos sido invasores, hemos vivido en poblados y en ciudades avanzadas. Lo que perdura traspasado el crisol es el legado de las generaciones posteriores. ¿Qué sentido tiene quedarse aferrados a unas tradiciones, por el sólo hecho de serlas, si el propósito del individuo y de la humanidad es la evolución, el desarrollo de sus talentos, el progreso del Alma y del Espíritu?.

 

 

"Estar despiertos siempre, día y noche.
Vivirse en la Conciencia
y en todas las diminutas conciencias que eres.
Es el camino, la meta primera
de nuestra evolución.

De hombre a Hombre Nuevo,
no modificado, sino otro, nuevo, diferente.
Es la etapa, el momento evolutivo,
en el que la Conciencia del hombre,
el Hombre, conoce y modifica
elevándolos, todos los cuerpos y planos donde es.

Su Conciencia, su Ser, su Luz, su Poder
penetrando e iluminando cada una de las energías,
de las partículas, de las células, de los átomos
de todos los cuerpos donde su Ser
se prolonga y manifiesta.

Ese es el Hombre, Conciencia Crística.
No es esta especie la que seguirá la evolución,
si no otra que creció en ésta.
Un Hombre que vive en todos sus planos
Conscientemente.

Vivificados por la Luz azul
de su ser íntimo que penetra y despierta,
hasta el más oscuro abismo
de cualquier cuerpo y mundo donde somos.

Es la alegría plena
llevada hasta el mundo más físico
que hasta en sus divinos átomos está esperando
ese rayo azul y blanco
que lo libere de las sombras que confunden.

La alegría, la Vida, lo que Es,
penetrando dulcemente todo.
La alegría de ser y del Ser unidas.
Ese es el gozo del Hombre:
La unidad de la Alegría Divina
y de su alegría de criatura.

Un ser así transformaría los mundos inferiores.
Les despertaría a su luz, transformando
y acercando más el Universo
- planeta a planeta, galaxia a galaxia
y los planos que contienen-, a su Creador.
Hacia la Divina Mente de la que es manifestación,
esencia y espejo.

Es un Destino maravilloso, de dioses.
Dioses sois, dijo Jesús:
Encarnación del Hijo Creador."


Nieves Bernés (13 Marzo 1991)

 


Mirra Alfassa, una mujer a la que Sri Aurobindo llamó "Madre"
descubría en las profundidades del cuerpo una posibilidad de mutación celular, una mente de las células, capaz de abrir paso a la próxima especie después del hombre, y afirmaba:

"
La humanidad no es el último escalón de la creación terrestre. La Evolución continúa, y el hombre será superado. Cada uno debe saber si quiere participar en la aventura de la especie nueva.

La solución no es ni mística ni imaginada, es totalmente concreta: la ofrece la Naturaleza misma si sabemos observarla.

La sustancia molecular, celular, se ha hecho cada vez más consciente a través de las eras y de los innumerables organismos. Corresponde a cada ser acelerar el proceso. Hazte consciente de tus células, y verás resultados terrestres".

"¿Podemos esperar que este cuerpo, que es ahora nuestro medio de manifestación terrestre, tenga la posibilidad de transformarse progresivamente en algo que pueda expresar una vida superior, o habrá que abandonar acaso esta forma por completo para entrar en otra que no existe aún sobre la Tierra?. ¿Habrá acaso una continuidad o habrá más bien una brusca aparición de algo nuevo? ¿Habrá un paso progresivo entre lo que somos ahora y lo que nuestro espíritu interior aspira llegar a ser o habrá acaso una ruptura, es decir que nos veremos obligados a dejar caer esta forma humano actual para esperar la aparición de una forma nueva, de cuya aparición no prevemos el procedimiento, y que no tendrá relación alguna con lo que somos ahora?" 

Madre, el materialismo divino.

 

 

"Sólo el hombre espiritual, el que es unidad en la Unidad, puede entender, vivir y penetrar el sentido y el ser de la vida Natural.

Pero el cumplimiento y Realidad de los Principios Esenciales y cósmicos, no dependen de la realización de determinadas formas que toma la Humanidad. Mas el Hombre,  en la vivencia progresiva de todas ellas, debe entender, ser y vivir conscientemente lo que Es, en esa Eterna Sinfonía de la Realidad y realidades de Dios.

Las palabras de Dios, son los Principios y los arquetipos de la creación, y éstos son eternos, porque son espíritu. Pero las formas  (no la forma), el hombre en esta apariencia física, la estructura eclesial, etc...pasarán. Y la Vida, el Amor, la Verdad, Dios, el Hombre no pasarán.

¿Por qué no entenderá esta civilización que le toca desaparecer? Sólo algunos hombres, algunas conciencias, han recibido el mensaje emitido constantemente por la Conciencia, y se preparan para  la nueva Era, para la nueva Especie, para el Hombre Nuevo., y no por altruismo, sino como única respuesta al clamor del Cielo:

         Al clamor de la Conciencia Cósmica,
         al clamor de nuestra conciencia.
         al clamor de nuestro corazón,
         al clamor de la Madre Tierra.


Es tiempo de vivenciar la Conciencia, y el Espíritu, la Fraternidad en el plano físico, de relación entre los hombres encarnados.

"Es tiempo de que seamos Unidad en el Espíritu, en la Mente, en el Corazón y en la Tierra".

Una Navidad nació un Hombre que dijo:
Sed Hombres Nuevos y habitareis un Cielo Nuevo y una Tierra Nueva".

El fin de este ciclo es inminente.
Seamos creadores y servidores con el Creador y su Creación, y extendamos las alas de la Conciencia, para volar con el Viento hacia la Nueva Tierra, hacia la unidad integral de todos los hombres.     

Nieves Bernés.

 

Esta evolución no ha terminado, estamos en medio de ella. La aventura de la Vida continuará. Y los miles de factores y fuerzas confluirán en nuevos seres y entes. La Tierra y nuestro sistema Solar ocupará otro lugar en la Galaxia y en el Cosmos.

La evolución de la Conciencia tiene cono protagonista al Ser Humano, pero si nos apartamos de ella, la conciemcia tomará otra forma que no existe aún sobre la Tierra.  Hagamos consciente y vivamos plenamente lo que somos, Hijos de la Tierra e Hijos de Dios.

“Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios”. (Gn. 2,28)

 

 

 

 

 

 

GÉNERO HOMO

 

 


 

 

LA EVOLUCIÓN

ERA PALEOZOICA

GENERO HOMO

AURIM

 

 

INDICE DE TABLAS